Decepcionados

 Texto: Evangelio según San Lucas 5:1-11.

 

“Aconteció que estando Jesús junto al lago de Genesaret, el gentío se agolpaba sobre él para oír la palabra de Dios. Y vio dos barcas que estaban cerca de la orilla del lago; y los pescadores, habiendo descendido de ellas, lavaban sus redes. Y entrando en una de aquellas barcas, la cual era de Simón, le rogó que la apartase de tierra un poco; y sentándose, enseñaba desde la barca a la multitud. Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; más en tu palabra echaré la red. Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía. Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca, para que viniesen a ayudarles; y vinieron, y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían. Viendo esto Simón Pedro, cayó de rodillas ante Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador. Porque por la pesca que habían hecho, el temor se había apoderado de él, y de todos los que estaban con él, y asimismo de Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Pero Jesús dijo a Simón: No temas; desde ahora serás pescador de hombres. Y cuando trajeron a tierra las barcas, dejándolo todo, le siguieron”.

 

I. Introducción:

Quiero que veamos a través de este pasaje bíblico, la realidad de lo que

vivieron esos pescadores, para poder descubrir la realidad que vive el

ser humano. Todos en nuestra vida hemos experimentado decepciones,

dolores y sufrimiento, sin embargo cuando Cristo viene a nuestras vidas,

tenemos la posibilidad cierta de cambiar esas decepciones, por felicidad

y un futuro mejor.

 

I. El esfuerzo y experiencia de Pedro tuvo como fruto una pesca decepcionante. V 2. Pedro había crecido en Capernaun a la orilla del mar de Galilea, (Genesaret-Tiberia) aprendió el oficio de pescar, y conocía muy bien el mar. Pedro y sus hermanos eran pescadores profesionales y tenían una empresa pesquera, se dedicaban a la pesca desde hacía muchos años y estaban bien capacitados, ya que contaban con los recursos necesarios para obtener una buena pesca. La Biblia dice que estaban pescando de noche ¿Por qué? Porque de noche los peces se acercan más a la superficie, y Pedro lo sabía muy bien, debido a su experiencia. En la mañana siguiente, después de haber pescar toda la noche, no pescaron nada, un rotundo fracaso.

 

a). La importancia de la pesca en los tiempos bíblicos. La pesca era un oficio y una manera de ganarse la vida. Prácticamente la pesca era ganarse el día de trabajo, el pan diario.

Por eso la decepción de Pedro y sus compañeros de no pescar nada. Posiblemente después del fracaso de la pesca, en lo único que estarían pensando los pescadores el día siguiente, era en irse a casa a descansar, después de limpiar sus redes, y pensar o buscar la manera de suplir el sustento de ese día, para ellos y sus familias.

 

b). La decepción del esfuerzo sin obtener nada.

 

Los pescadores estaban limpiando sus redes, cansados y desanimados después de una larga e infructuosa noche. Estaban listos para irse a comer y descansar. Su estado de ánimo estaba en contraste con la gente que se agolpaba para escuchar a Jesús. Ellos estaban indiferentes a todo lo que sucedía a su alrededor, indiferente a la persona de Jesús y a la gente, debido al fracaso de la pesca.

 

c) Nuestro esfuerzo humano resulta inútil y decepcionante.

Cuando todo el esfuerzo humano resulta inútil, la adversidad o la decepción se apodera de nosotros, cuando todo esfuerzo humano,

termina en fracaso, cuando el objetivo a lograr parece imposible, cuando todo parece oscuro, y es posible que nuestros amigos a nuestro lado puedan estar, pero no está a su alcance poder ayudarnos, es entonces que en la adversidad del hombre es la oportunidad de Dios para su vida.

 

II. Con Jesús en la barca, Pedro logro una pesca impresionante. V 3-6

 

a) La importancia de la persona de Jesús. Jesús subió a la barca de Pedro, la uso de pulpito para predicar a la multitud. Pedro le permitió a Jesús usar la barca que era de su propiedad. Pedro le dio lugar a Jesús en la barca que era su medio de trabajo y sostén de su familia. Cuando los decepcionados pescadores le dan lugar a Jesús en sus vidas y en todo lo que poseen, algo impresionante está a punto de suceder.

 

b) Jesús nos provee todo lo que necesitamos. 4 Cuando Jesús ve una necesidad, él busca la manera de suplirla. Él ve el fracaso de haber estado pescando toda la noche y no haber pescar nada. Cuando el objetivo de pescar parecía imposible, cuando los pescadores estaban fatigados, y solo pensaban en descansar, cuando las circunstancias daban razón para la duda, Jesús les da una orden, “Vamos mar adentro”.

 

c) Jesús transforma la decepción en un gran logro. Estos pescadores decepcionados reciben otra orden de parte de Jesús, “Echen la red”. Recuerden que habían pescado toda la noche y no habían pescado nada, la noche en el mar de Galilea era propicia para la pesca, pero ahora estaba de día y en un horario no indicado para la pesca. Pedro tenía experiencia, por esa razón le dijo a Jesús “toda la noche hemos estado pescando y no hemos pescado nada”.

 

Pedro un pescador experimentado y Jesús un carpintero. Jesús le va a demostrar a los decepcionados pescadores su Señorío, el cuidado de Dios por nuestras necesidades, el poder que el ejerce sobre la naturaleza, y que la capacidad de Dios para bendecir, es mayor de la que nosotros podemos contener. Cuando obedecieron la orden de Jesús, la decepción, el fracaso se convirtieron en una gran bendición para sus vidas. Las redes se rompían debido a la gran cantidad de peces, de tal manera que tuvieron que llamar a sus compañeros para que le ayudasen.

 

El experimentado Pedro queda asombrado, de tal manera que dice “Apártate de mi Señor, porque soy un hombre pecador”. Pedro sabe que está en la presencia del Señor, Pedro fue transformado por las acciones y palabras de Jesús. Él le declaro a Pedro que no sería más pescador de peces, sino que sería pescador de hombres (discípulo)

 

Conclusión:

En medio de un mundo que decepciona, es hora de ir a lo más profundo. El llamado de Jesucristo llega en medio de frustraciones, dolor y sufrimiento. Pedro fue transformado por las palabras y acciones de Jesús. Pedro dio una respuesta positiva al llamado de Jesús, y estuvo dispuesto a dejarlo todo, aun su empresa, su oficio, su profesión de pescador. ¿Y tú que decisión tomaras? ¿Responderás positivamente al llamado de Jesús? ¿Estarás dispuesto a darle lugar en tu vida, como se la dio pedro en su barca? ¿Estarás dispuesto a dejarlo todo para seguir a Jesús y convertirte en un discípulo?

 

Ob. David R. Ceballos.

Supervisor Nacional Colombia

Please reload

Please reload

February 28, 2019

Please reload

Entradas recientes

Una Generación Santa, una generación Explosiva.

May 8, 2017

1/3
Please reload

Entradas destacadas
Please reload

Archivo
Please reload

© 2019 por Iglesia de Dios de la Profecía en Colombia - Oficina Nacional - Bogotá, Colombia.

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

Oficina Nacional, Iglesia de Dios de la Profecía en Colombia - Carrera 8 #12b 83, Bogotá Oficina 701, Bogotá,Colombia.

Email: oficinanacional@idpcolombia.com - Tel: (571)3340503

CHURCH OF GOD OF PROPHECY

Church of God of Prophecy
International Offices
P. O. Box 2910
Cleveland, TN 37320-2910

www.cogop.org

CONTACT US

Phone: (423) 559-5100
Sales Service: (800) 221-5027
Email: info@cogop.org

Sitios Sugeridos: